jueves, 12 de diciembre de 2019

Alpujarra de la Sierra ya aparece en la Guía Repsol

Sergio Valverde y sus guitarras perfectas (Mecina Bombarón)

Sergio Valverde trabaja la madera desde siempre. Fue ebanista hasta que se cansó. Y no de hacer muebles, «sino de transportarlos arriba y abajo por estas cuestas», cuenta casi resoplando al revivir aquello. Buscó algo que cambiara su vida y lo encontró sin cambiar de materia prima. Y aprendió a construir guitarras. Desde entonces su vida transcurre en un taller donde fabrica estos instrumentos, «de sonido puro y limpio, muy cómodas de tocar pero sobre todo, que su estética sea perfecta, esa es mi obsesión», explica Valverde.

Sergio Valverde busca en sus guitarras una estética perfecta.

El taller donde Valverde construye sus guitarras está tan impoluto como el aire alpujarreño. Un taller de lutier –fabrica también laudes y bandurrias– se parece solo en parte a una carpintería. Todo está limpio y en orden. Eso no impide que el taller, como uno prevé, huela a perfume de madera. A la entrada, el artesano tiene una pequeña sala en la que controla a su gusto la humedad y temperatura. Es la única manera de asegurar el estado óptimo de sus maderas y la calidad de sus guitarras. Allí surgen las partes vitales de sus instrumentos.

Detalles de la fabricación de las guitarras. Todo artesanal.

Su primera guitarra la vendió por 600 euros a un amigo. Poco después, ganó el Concurso internacional de construcción de guitarra Antonio Marín Montero de Granada. Desde entonces, su producción de ocho unidades al año sale mayoritariamente al extranjero a un precio superior a los 5.000 euros… que no paran de subir. Y su lista de espera supera el año y medio. «Mis guitarras son artesanales en todo su proceso. Todo es muy personal», explica Valverde. Ni un solo paso automatizado roza sus instrumentos. Solo deja en manos ajenas el lacado que, por supuesto, también es manual.

Sergio Valverde, guitarrero en Mecina Bombarón. Junto a su alumno chileno

Valverde es un artesano que, además de vender, quiere enseñar su oficio. Y tras una estancia de un año en Dublín, puede enseñarlo en español y en inglés. Además de su blog, su Facebook y un canal de Youtube muy entretenido, tiene en marcha un programa de estancias en su taller curioso. Quien quiera aprender a hacer una guitarra puede estar un mes con él, en Mecina Bombarón, y 30 días después saldrá de allí alpujarreño, con un instrumento fabricado por él y con los conocimientos que le dará uno de los mejores guitarreros de España.

Su primera guitarra la vendió por 600 euros a un amigo. Ahora su precio no baja de 5.000 euros.

A media hora de Mecina Bombarón, en la localidad de Lobras, se encuentra el Centro de Interpretación de la música Lombarda. Una visita para los amantes de la música con un par de horas o tres libres. Se trata de un espacio que muestra casi 500 instrumentos del mundo procedentes de la colección de Francisco Javier y Sixto Moreno, creadores del grupo de Folk Lombarda, que ha de visitarse concertando la visita.

‘SERGIO VALVERDE’– Calle Umbría, 7. Mecina Bombarón, Granada. Tel. 699 97 02 41.
 
Fuente guiarepsol.com

Deja un comentario




*

Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar