Viernes, 31 de Marzo de 2017

Mecina Bombarón conserva la casa que perteneció al último rey de los moriscos andaluces Abén Aboo

El histórico inmueble, de propiedad particular, se encuentra situado en el antiquísimo Barrio de la Mezquita de la localidad de Mecina Bombarón

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Mecina Bombarón, José Miguel Pelegrina (izq.) y el investigador Francisco Mingorance

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Mecina Bombarón, José Miguel Pelegrina (izq.) y el investigador Francisco Mingorance

Mecina Bombarón es un mosaico de barrios, plazas y plazoletas, huertos y arbolado. En este histórico lugar se conservan siete de sus ocho barrios antiguos, algunos de origen bereber. También se conserva en el Barrio de la Mezquita y calle Santa Teresa la casa señorial, de propiedad particular, que perteneció al último rey de los moriscos andaluces, Abén Aboo, quien durante año y medio reinó en la Alpujarra después de asesinar a su primo Aben Humeya. Diego López, llamado Abén Aboo, fue un morisco perteneciente a la nobleza que participó activamente en la rebelión de la Alpujarra (1568-1571).

Según el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Mecina Bombarón, José Miguel Peregrina, y el investigador, Francisco Mingorance, “la mansión de Abén Aboo perteneció después a la familia Laoz y después a Francisco Servas (ya fallecido). Alrededor de la casa principal hubo en otros tiempos otras viviendas dotadas de horno de pan y patio para los empleados y sirvientes de la familia de Abén Aboo. Los herrajes de las puertas del inmueble y otros elementos siguen siendo de la época morisca”, indicaron.

 

Abén Aboo, sobrino de Hernando el Zaguer, alguacil de Cádiar, fue uno de los primeros en sumarse a la rebelión de los moriscos. Abén Aboo habiendo dado refugio en su casa de Mecina Bombarón a Abén Humeya y al Zaguer y a oficiales del marqués de Mondéjar, con quien tenía acuerdo de tregua rompiendo las salvaguardias, lo sometieron a crueles tormentos que soportó con certeza. Según el cronista Luis Hurtado de Carvajal, Aben Aboo fue colgado de sus testículos en la rama de un moral hasta que se desprendió de ellos.
En la noche del 20 de octubre de 1569, junto con Diego Alguacil, Abén Aboo dio muerte a Abén Humeya en Laujar de Andarax tirando cada uno de un lado del cordel que le habían colocado en la garganta. Después, elegido para ocupar el lugar de su primo y tras obtener la confirmación del gobernador de Argel en representación del sultán, tomó el título de Muley Abdalá Abén Aboo, rey de los andaluces.

Abén Aboo continuó la guerra con determinación y obtuvo algunos triunfos notables como la ocupación de Órgiva y Serón. En 1570 hizo asesinar a El Habaquí, su general, por haber mantenido conversaciones de paz con Juan de Austria, y logró extender la rebelión a la serranía de Ronda, tras la dura campaña del verano y la expulsión de los moriscos de Granada por Felipe II. El 13 de marzo de 1571, refugiado Abén Aboo en una cueva de Bérchules, donde trataba de resistir con 400 hombres, fue asesinado. Su cuerpo fue llevado a Granada donde fue descuartizado y la cabeza puesta en una jaula sobre el arco de la Puerta del Rastro.

Furnte: ideal.es



1 comentario

  1. Comments  Miguel Rafael Romera López   |  Miércoles, 17 Agosto 2016 en 14:28

    Me alegra que la casa de mis abuelos tenga tantos años de historia.Un saludo

Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar