miércoles, 18 de septiembre de 2019

El Museo Fotográfico de Mecina Bombarón constituye uno de los mayores documentos visuales más importantes de la Alpujarra

El espacio museístico, que abrió sus puertas en el año 2000, posee centenares de instantáneas en blanco y negro y a color del colaborador de IDEAL Rafael Vílchez

 

Rostros y retratos de ancianos y de gente del campo, lugares anónimos, las fiestas populares, la arquitectura tradicional, el folclores… El Museo Fotográfico de la Alpujarra situado en Mecina Bombarón e inaugurado en día 19 de agosto de 2000, se ha convertido en uno de los principales atractivos de este pueblo alpujarreño que junto con Yegen, El Golco y la aldea de Montenegro forman el municipio de Alpujarra de la Sierra.

viluno-kUc-U202334671811Gu-575x323@Ideal

En el Museo Fotográfico de la Alpujarra, ubicado en los bajos del Ayuntamiento, se recogen centenares de instantáneas cotidianas que, y en muchos casos, nos revelan la faceta menos conocida tanto de pueblos alpujarreños granadinos como almerienses del periodista y fotógrafo Rafael Vílchez Fernández, nacido en Dúrcal en 1954 y establecido en Órgiva desde hace casi cuatro décadas.

En las instantáneas en blanco y negro y a color se reflejan la arquitectura, gastronomía, folclore, cultura, leyendas, personajes singulares de los distintos pueblos que conforman la comarca de la Alpujarra. Desde que Rafael Vílchez comenzó primero a visitar la zona y después a residir en la Alpujarra no pudo resistirse a dejar constancia de aquello que tanto le transmitía y le sigue transmitiendo. De este modo el Museo Fotográfico de Mecina Bombarón constituye uno de los mayores documentos visuales públicos de la Alpujarra.

vildos-kUc--660x400@Ideal

viltres-kUc--320x320@Ideal vilcuatro-kUc--320x320@Ideal

El Museo Fotográfico de la Alpujarra constituye un atractivo no solo para los amantes de la fotografía sino para aquellos que van buscando en la Alpujarra ese lugar tranquilo y remoto. La historia de algunas fotografías se remonta a los años setenta del pasado siglo. El muy premiado Rafael Vílchez, que cuenta hasta con una pequeña calle en la Alpujarra, no tiene ningún afán por pasar a la historia pero ha impregnado sus instantáneas de ella, de historia e historias. Las imágenes de Vílchez son de las que se puede decir que valen más que mil palabras por que se explican por sí mismas.

vilcinco-kUc--660x400@Ideal

La Alpujarra es un exponente de cultura y de tradiciones heredadas de tantas civilizaciones como han pasado por ella y que han sido asimiladas como propias. La Alpujarra tan peculiar, tan misteriosa y tan interesante ha atraído desde siempre a numerosos estudiosos, pintores, historiadores, literatos… que la han divulgado a los cuatro vientos desde Estrabón, que describe una Ulissea, precursora de la actual Ugíjar, pasando por Hurtado de Mendoza y Ginés Pérez de Hita, Calderón de la Barca, Pedro Antonio de Alarcón o los viajeros románticos; los más modernos como Gerald Brenan, Jean Christian Spahni o Harold López Méndez hasta los estudiosos de nuestros días como, y por ejemplo: Miguel Carrascosa Salas, Joaquín Rincón, Francisco García Valdearenas, Juan Manuel Jerez, Isidro García y Juan González Blasco.

Fuente: ideal.es


Los comentarios están cerrados.
Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar