sábado, 5 de diciembre de 2020

Tico Medina apadrinará un castaño centenario en la localidad alpujarreña de Mecina Bombarón

Este lugar se ha hecho también famoso dentro y fuera de Granada gracias a sus senderos y festejo otoñal y castañero

El Ayuntamiento de Alpujarra de la Sierra, presidido por el médico de familia José Antonio Gómez, y la Asociación Cultural ‘Apadrina un Castaño’, han decidido donar un castaño centenario propiedad del célebre agricultor, artesano y empleado del Ayuntamiento, Francisco Mingorance, a Escolástico Medina García, más conocido por Tico Medina.

También, y como manda la tradición, recibirá un bastón de senderista con su nombre, realizado con madera de castaño. El municipio de Alpujarra de la Sierra está formado por los pueblos de Mecina Bombarón, Yegen y El Golco y la aldea de Montenegro. El alcalde invitará a Tico Medina para que apadrine su castaño y conozca los encantos del municipio en otoño, tiempo de castañas en este y otros lugares de La Alpujarra alta. En todo momento se guardará lo establecido por las autoridades sanitarias para seguir combatiendo el coronavirus. La Alpujarra comenzó a conocerse fuera de sus límites gracias a los Reyes de Bélgica, Balduino y Fabiola, Tico Medina, Andrés Segovia y otras personalidades.

En Alpujarra de la Sierra existen muchísimos castaños, algunos con más de 400 años de vida. Originario de Asia, el castaño fue introducido en Europa por los griegos. Después, los romanos siguieron cultivándolo a lo largo de todo su imperio. Los árabes también apreciaron mucho este fruto y la madera. Su uso culinario en la recóndita comarca de La Alpujarra nunca ha dejado de jugar cada otoño un papel importante en la gastronomía. En el hueco de un castaño de Mecina Bombarón, un vecino introdujo y tapó con hierba y maleza la imagen de un Cristo de madera, mutilado de pies y manos en la Guerra Civil. Cuando finalizó la contienda fue sacado y llevado a la iglesia. Desde hace unos lustros se puede contemplar en la sacristía sobre un fondo de terciopelo.

En Lanjarón, Cáñar, Soportújar, Barranco de Poqueira, Pórtugos, Pitres, Busquistar, Trevélez, Bérchules, Mecina Bombarón, Nechite, Nevada…, se crían excelentes castaños. En un ramillete de pueblos de La Alpujarra se han venido celebrando la fiesta de la castaña a principios del mes de noviembre, coincidiendo con la celebración del Día de Todos los Santos. Una de las fiestas más importantes y antiguas dedicadas al fruto castañero se celebra cada año en Mecina Bombarón.

En Mecina Bombarón comienzan muchos vecinos y visitantes el mes de noviembre, realizando rutas por donde hay castaños centenarios. También consumen castañas crudas, cocidas o tostadas y bailan por la noche. En La Alpujarra se hacen muchas fiestas de este tipo. Todas son estupendas. Recolectar castañas es un plan perfecto en otoño. Este trabajo requiere paciencia, un buen calzado y unos buenos guantes para no pincharse cuando se extrae el fruto preso en el erizo. «Para evitar que estallen las castañas cuando se cocinan hay que practicarle antes un pequeño corte en forma de cruz», indica el famoso y muy premiado secretario del Ayuntamiento de Alpujarra de la Sierra, José Vicente Oliver, desde 1985, una de las personas de España que más años lleva ejerciendo su cargo en el mismo Ayuntamiento.

La castaña la preparan en algunos restaurantes de La Alpujarra de muchas maneras. También la cocina francesa inmortalizó la exitosa fórmula del ‘marrón glaçé’, dulce de castaña confitado en azúcar y glaseado con sirope. Aseguran los entendidos que hubo un tiempo en que la castaña compitió con la patata en la dieta europea.

Cuentan que a Federico García Lorca le encantaba mucho contemplar los castañares de Lanjarón. Mientras su familia tomaba las curativas aguas minero-medicinales del Balneario, Federico y varios amigos de Lanjarón se adentraban en el campo para verlos de cerca. Después le gustaba charlar con los campesinos en una era morisca, a la entrada del pueblo, donde se encuentra la ermita de San Isidro. Al ya desaparecido y recordado pintor José Ortuño le encantaba plasmar castaños en sus lienzos, unas veces vestidos de hojas verdes y cobrizas y, otras, desnudos. Algunas de las cotizadas obras de Ortuño se pueden contemplar en los salones del hotel Nuevo Malagueño de Pórtugos. Mecina Bombarón atrae cada año a muchísimos turistas y visitantes para, y entre otras cosas, realizar senderismo por las rutas de las acequias y castaños centenarios. De la zona de Almería, principalmente, suelen acudir también escolares acompañados por sus profesores.

Fuente ideal.es


Deja un comentario




*

Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar